sígueme por Correo

Lo Último

Mostrando las entradas con la etiqueta Zeer. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Zeer. Mostrar todas las entradas

Pot-in-pot. Cómo conservar alimentos sin electricidad

Este método es muy útil cuando se está en una zona donde por x razón no disponemos de electricidad pero usando esta tecnología podremos conservar los alimentos por varias semanas de forma impresionante.

En una comunidad donde no haya electricidad, almacenar la comida por mucho tiempo puede ser complicado. Una solución simple es construir un frigorífico hecho con una olla dentro de otra olla., usando ollas de barro, arena y agua. 

Es una idea revivida por Muhammed Bah Abba, este artículo está siendo usado por muchos granjeros en climas cálidos que necesitan preservar sus alimentos por un período mayor de tiempo y mantener alejados los insectos. 

Mantener la arena húmeda todo el tiempo permite que la evaporación enfríe el producto que está dentro de la olla interna. Esto permite almacenar vegetales frescos y que duren más tiempo que lo usual en estos climas calientes. 

La idea para conservar los alimentos sin refrigerador ni electricidad muy artesanal. El concepto es mantener la temperatura estable a través de un simple método
de enfriamiento por evaporación:
"Consiste en colocar una vasija dentro de otra más grande y llenar el espacio entre ellas con arena mojada y cubrir la parte superior de ellas con una toalla  húmeda"
Cuando el agua se evapora, extrae con ella el calor almacenado dentro de la vasija, generando así un descenso de la temperatura interna. Es un proceso natural, económico y fácil de elaborar.


"Pot-in-pot. Cómo conservar alimentos sin electricidad"

Los alimentos perecederos que duraban sólo 3 días, ahora pueden llegar a durar hasta 3 semanas, si es que se logra mantener húmeda la arena la mayor cantidad de tiempo posible e idealmente en zonas oscuras o con sombra. 

"Cómo conservar alimentos sin electricidad"

1) Consigue dos ollas grandes de barro. Una debe ser más pequeña que la otra. Comprueba que la más pequeña cabe dentro de la más grande y que hay lugar entre olla y olla entre 1 y 3 centímetros. 

2) Rellena cualquier hueco que haya en la base de las ollas. Usa arcilla, piedras de gran tamaño, corcho, pasta hecha en casa, en fin, cualquier cosa que valga para rellenar el hueco. Si dejas los huecos abiertos, el agua podría terminar entrando en la olla interna y podría escaparse de la olla exterior, dejando sin efectividad tu refrigerador. 

3) Llena el fondo de la olla más grande con arena. Solo rellena hasta una altura que asegure que la olla más pequeña logre estar a la misma altura que la olla más grande. 

4) Pon la olla pequeña. Debes ponerla dentro de la olla más grande encima de la capa inferior de arena. 

5) Rellena todo alrededor de la olla pequeña con arena. Llénalo hasta arriba. 

6) Vierte agua en la arena. Has esto hasta que la arena esté completamente empapada e incapaz de absorber más agua. 

7) Toma un trapo o toalla y empápalo en agua. Debes ponerlo encima de la olla interior de forma tal que la cubra totalmente. 

8.) Deja que la olla interior se enfríe. Si tienes un termómetro, puedes usarlo de otra forma compruébalo con tus manos. 

9) Mantén tu refrigerador de ollas en un sitio seco y ventilado, para que el agua se evapore de forma efectiva hacia el exterior. 

10) Pon los vegetales que quieres almacenar. Tendrás que seguir vigilando constantemente la humedad de la arena. Vierte más agua si se pone más seca para mantenerla bien húmeda. Usualmente, esto necesita ser hecho dos veces al día. 

CONSEJOS: 

- El refrigerador de ollas es también conocido por su nombre árabe: olla "Zeer". 

- Prueba con diferentes tipos de vegetales y frutas para ver cuanto tiempo duran usando este “refrigerador”. Natural Innovation apunta que el proyecto Abba ha traído muchos cambios importantes para muchos nigerianos: las berenjenas pueden durar 27 días en lugar de 3, las espinacas africanas pueden ser mantenidas durante 12 días en lugar de echarse a perder después de un día, mientras que los tomates y pimientos permanecen frescos hasta tres semanas. Los estándares de higiene alimenticia y la salud en general están mejorando. 

- También es posible almacenar sorgo y semillas de mijo de esta forma, el refrigerador de ollas te permite protegerlos de la humedad y detiene el crecimiento de hongos. 

- La carne se puede mantener hasta por dos semanas, mientras que estando fuera no aguantaría más que unas pocas horas. 

- El agua y otros líquidos pueden ser mantenidos a una temperatura de 15ºC. 

- Si vendes el producto, puedes poner parte del producto a la venta encima del trapo húmedo. 
Este no solo mantendrá el producto expuesto un poco más fresco, sino que dejara saber a la gente lo que estás vendiendo. 

- También se puede utilizar para enfriar bebidas, o al menos mantenerlas frescas, poniendo agua en la base en lugar de arena.
 


ADVERTENCIAS: 

- El enfriamiento a través de la evaporación funciona más efectivamente en calor seco y este refrigerador de ollas no es diferente. En ambientes de alta humedad, puede que esta solución no funcione. 

- No uses ollas de barro esmaltadas, solo sin esmaltar.
 

COSAS QUE NECESITARÁS: 

- Dos ollas de barro, una más grande que la otra 
- Arena 
- Agua 
- Trapo para cubrir las ollas 
- Arcillas, corcho u otros materiales para tapar los hoyos que tengan las ollas en la base.
 


Vía:  Experimentosfaciles